No tienes que ser fanático de este estilo, pero hasta los afectos por el minimalista han estado optando por las butacas nórdicas, como ese toque de sofisticación que suma a cualquier complejo, desde un salón de estar, despachos corporativos y hasta en los dormitorios o como complemento auxiliar de vestidores, seguramente los has visto y te han dejado con muy buena imagen, casi envidiable.

No tienes que ser fanático de este estilo, pero hasta los afectos por el minimalista han estado optando por las butacas nórdicas, como ese toque de sofisticación que suma a cualquier complejo, desde un salón de estar, despachos corporativos y hasta en los dormitorios o como complemento auxiliar de vestidores, seguramente los has visto y te han dejado con muy buena imagen, casi envidiable.

 

En tonos grises con patas de madera, una opción perfecta para los amantes del minimalismo y los que siempre gustan de calidad, el color ligero combina con cualquier tipo de decoración, la madera aporta calidez, al ser un material orgánico nos ofrece muchas posibilidades para encajar perfecto con cualquier espacio, en el cual, la versatilidad le proporciona la ventaja de agregar un toque sofisticado donde sea que se encuentre.

El toque masculino, líneas y diseños angulares, ofrecen mayor fuerza visual por lo que podemos convertirlas en el protagonista, su efecto cautivador hace que cualquier hombre se incline por apreciar una butaca nórdica en el decorado de su alcoba o incluso para su despacho o complejo corporativo, con colores sobrios u oscuros le permitirá crear una atmósfera con un mensaje de seriedad y elegancia, al mismo tiempo se vuelve un esencial para acentuar la presencia de ese complejo.